México. A mediados de 2018, Óscar Andrés Flores alias El Lunares apareció en el radar de la Secretaría de Seguridad Ciudadana por ser integrante de La Unión y manejar grandes cantidades de droga en la Ciudad de México, incluso tenía un bunker en Peralvillo 33.

El 31 de enero lo detuvieron en un fraccionamiento en Hidalgo. Lo trasladaron a la SEIDO y se determinó que estuviera en el Reclusorio Oriente, donde están todos los detenidos de La Unión.

Posteriormente autoridades determinaron que era un peligro para el penal y lo llevaron al Altiplano de Almoloya de Juárez.

El sábado 8 de febrero un juez ordenó su liberación por inconsistencias en el reporte judicial, pues El Lunares fue detenido por la Marina y en el informe se dijo que había sido la Policía capitalina.

Esto lo usó la defensa de El Lunares para exigir su libertad. Además de que presuntamente no había una orden de cateo para entrar al domicilio donde se encontraba el socio de La Unión.

Horas después, Policías de Investigación de la Ciudad de México esperaban a El Lunares en la puerta del Altiplano para detenerlo de nuevo, pero ahora por secuestro exprés.

Lo llevaron a la Fiscalía del Estado de México con sede en Toluca para una revisión médica y luego lo trasladaron al Reclusorio Norte.

Le dieron su regalo del amor y la amistad

El día de hoy se realizó una audiencia para determinar si El Lunares era vinculado a proceso por el delito de secuestro exprés. Sin embargo, la víctima no acudió a ratificar la denuncia, por lo que el juez lo dejó en libertad.

En las próximas horas Óscar, uno de los socios más fuertes de La Unión, saldrá en libertad a pesar de que la Fiscalía General de la Ciudad de México decía que tenía un caso sólido contra él.

IN