México. El Lunares manejaba grandes cantidades de droga en la Ciudad de México, incluso tenía un bunker en la colonia Peralvillo, hasta que lo detuvieron la madrugada del 31 de enero en Hidalgo.

Óscar Flores llegó en agosto a Hidalgo, luego de un operativo en Peralvillo, alcaldía Cuauhtémoc.

El Lunares implemento varias estrategias para evitar que lo capturaron, incluso de disfrazaba de mujer para pasar desapercibido, sólo se comunicaba a través de los celulares de sus colaboradores.

Viajaba a bordo de un racer, sus escoltas estaban armados con pistolas de alto calibre, a bordo de motocicletas y cuatrimotos.

Dionisio Flores Valle, padre de El Lunares, se encargaba de las actividades delictivas en la zona centro de la CDMX. Las autoridades lo siguieron por semanas y así lograron tener la ubicación del integrante de La Unión.

Distribuía drogas en las alcaldías Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Venustiano Carranza, Azcapotzalco, Coyoacán, Gustavo A. Madero, Iztapalapa y Magdalena Contreras.

Hoy detuvieron a uno de sus colaboradores, Carlos Iván Monrroy conocido como El Niño Problema, era el encargado de entregar dinero a las autoridades, además era el santero de El Lunares y le elaboraba altares de santería con cráneos humanos.

Con información de Silla Rota/Rodrigo Gutiérrez

IN