México. El Secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, informó que durante los ataques de ayer en Culiacán, Sinaloa y en el operativo fallido para capturar a Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, dejaron ocho muertos, entre ellos cinco agresores, un civil, un elemento de la Guardia Nacional y un reo.

Durazo también reveló que durante los enfrentamientos ocurrió la fuga de 49 reos del Penal de Aguaruto, de los cuales apenas dos han sido recapturados.

Además, siete elementos de tropa resultaron heridos por arma de fuego, y un oficial y un elemento de tropa fueron retenidos por agresores y liberados sin lesiones.

Alrededor de 30 elementos participaron en el operativo que buscaba la captura de Ovidio Guzmán y que derivo en diversos enfrentamientos.

Con información de Periódico Zócalo

VO