México. Luego de que se hiciera viral la imagen de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, cuando fue capturado por las fuerzas armadas, lo que llamó la atención de los internautas fueron los amuletos que portaba.

Se trató de un escapulario con la imagen del Santo Niño de Atocha, lo que provocó que la imagen religiosa se vendiera como pan caliente.

El escapulario del Santo Niño de Atocha se vendió en pocas horas en el santuario de Malverde, el sano de los narcos, ubicado en Culiacán, Sinaloa. El precio del escapulario es de aproximadamente 50 pesos.

En la Capilla de Malverde, las imágenes donde aparece Ovidio Guzmán, se venden hasta en más de 800 pesos.

Con información de Periódico Zócalo

VO