México. Durante la noche del martes 17 de noviembre, Irving asesinó a puñaladas a su esposa Andrea ‘G’ y atacó a su hija de 7 años en un departamento de la colonia Tepalcates, en la alcaldía Iztapalapa. Momentos después, el feminicida se quitó la vida.

En lo que va del año han ocurrido al menos 5 casos similares donde el feminicida se quita la vida para no enfrentar el castigo por su crimen.

-Publicidad-

En febrero de este año, un hombre mató a su pareja, baleó a una persona y luego se suicidó en una casa de Querétaro.

Los hechos se registraron en el barrio de la Trinidad en la comunidad de Saldarriaga, en el municipio de El Marques.

En mayo, un hombre discutió con su pareja y la asesinó, posteriormente acabó con la vida de su suegro y para finalizar su crimen se suicidó. Los hechos ocurrieron en Culiacán, Sinaloa.

El 12 de octubre, un exmilitar mató a su esposa e hirió a un vecino en la alcaldía Gustavo A. Madero, luego se suicidó.

El ataque ocurrió en la colonia Héroes de Nacozari, al parecer el hombre de 75 años tuvo una pelea con su esposa de 74 años. Un vecino trató de detener la agresión, pero lo balearon. María Guadalupe recibió un disparo en la cabeza y Gabriel se suicidó.

El 23 de octubre, Sixto llegó a su casa en San Luis Potosí y comenzó una pelea con su esposa Sonia. La pelea terminó en golpes y Sixto azotó a Sonia hasta matarla, luego la abandonó en una hamaca.

Horas después encontraron a Sixto colgado de un árbol cerca del panteón. Cinco pequeños quedaron en orfandad.

IN