México. Juana Barraza Samperio es la asesina serial más temida por la justicia mexicana, durante años se dedicó a matar adultas mayores sin que nadie supiera su paradero, por este motivo se ganó el mote de «La Mataviejitas«.

En algunas entrevistas después de su detención, declaró que su niñez fue terrible. Su mamá era alcohólica y en una ocasión la ofreció con un hombre por tres cervezas. Juana recuerda este hecho porque el hombre la agredió, abusó de ella y quedó embarazada.

-Publicidad-

Su madre la violentaba física y verbalmente todos los días, por eso creció su odio contra las mujeres mayores. Su padrastro era la única persona que la comprendía, pero al paso de los años su madre falleció de cirrosis hepática y se separó de él.

Un momento que la marcó fue cuando perdió a su hijo. Se sabe que durante una riña su hijo salió malherido y murió, tenía 24 años.

La Mataviejitas

Después de eso Juana pasó una vida inestable hasta que encontró en la lucha libre un refugio. Primero arriba del cuadrilátero con el nombre de «La Dama del Silencio» y después de una lesión, como promotora de luchadoras.

En 2003 habría empezado a asesinar viejitas. Los casos se empezaron a presentar en la Ciudad de  México y causaron mucho ruido entre la sociedad. Al principio pensaban que se trataba de un trasvesti por la descripción que daban los testigos, las autoridades crearon un busto y un retrato hablado, pero no lograban ubicarla.

La mayoría de las mujeres murieron ahorcadas, a otras las apuñaló e incluso las golpeó. Aunque se sabe que mató cerca de 40 mujeres, a Juana Barraza sólo se le culpa de 17 muertes por lo que tiene una condena de 754 años.

La Mataviejitas

La policía logró ubicar un modus operandi, la mujer se hacía pasar por enfermera o por empleada doméstica y en una primer momento se portaba amable con las señoras. Les ayudaba con sus bolsas, les ofrecía sus servicios hasta ganarse su confianza. Una vez que entraba a su casa, las asesinaba.

La Mataviejitas dijo que el día que la capturaron cometieron un error. Ella asegura que no es culpable de ningún delito, pero un testigo la vio salir de su última escena del crimen.

Juana estaba con la señora Ana María, había entrado a su casa después de ayudarle con unas bolsas, pero la señora la insultó y fue motivo suficiente para que acabara con su vida. Al salir del lugar, un inquilino de la señora la vio y al darse cuenta que la señora estaba muerta, la persiguió.

La Mataviejitas

A la persecución se sumaron policías capitalinos quienes por fin lograron capturar a esta temible asesina serial en 2006.

Después de estar en prisión, La Mataviejtas encontró el amor y en junio de 2015 se casó dentro del penal de Santa Martha. Un año después se divorció. La condena más alta que se le puede dar una persona es de 50 años, por lo que Juana podría salir si llega a los 98 años.