México. Después de la muerte de un joven en las trajineras de Xochimilco y de las normas que se impusieron para los visitantes, la afluencia ha bajado de manera considerable en las últimas semanas afectando a las personas que ofrecen este servicio.

Este fin de semana el embarcadero nuevo Nativitas lucía vacío, uno de los vendedores dijo a Letra Roja que no había llegado gente, que ese día no había vendido y que si hablara en porcentajes habría bajado un 80%.

Un mariachi aseguró que no había trabajado en lo que iba a del día y que en otros fines a esa hora ya tenía unos cuantos pesos ganados. Por su parte, un grupo de visitantes señaló que sí se querían subir, pero tenían miedo por el accidente que se hizo viral en redes sociales.

Te puede interesar: Esto publicaba Chema, el joven que murió en las trajineras

Los guías de turistas que están sobre Prolongación División del Norte y que se encargan de acercar a las personas a los embarcaderos dijeron que tenían muy poco trabajo y que el hecho de no permitir el consumo de alcohol era el motivo principal por lo que habría bajado el turismo.

Aunque el alcalde José Carlos Acosta prometió que los apoyaría lo cierto es que no es verdad e incluso, algunos remeros, dueños de trajineras y vendedores ya evalúan manifestarse para exigir a la administración que los apoye y que haga una campaña de promoción de las trajineras.

 

Te puede interesar:  Trasladan a 140 reos y dejan a los de La Unión en la CDMX