El principio más básico de los superhéroes es el de salvar vidas, aunque de paso se lleve monumentos o ciudades.

En cantidad de cómics y películas hemos visto esas peleas del héroe contra el villano en el que barren la ciudad a punta de trancasos y nos hemos preguntado:

¿Enserio era necesaria tanta destrucción?

Más allá del aspecto visual (siempre es más emocionante ver cosas explotar y destruirse) siempre está el propósito básico de salvar vidas de un mal mayor.

Los vimos en Thor Ragnarok en el que el dios del trueno deja destruir Asgard para salvar a su gente.

En Man of Steel cuando se cargan media Metrópolis. Incluso en Batman v Superman está es una de las razones que detona el conflicto.

¿Todo esto a qué viene?

Esta semana como pudieron haberse enterado mujeres salieron a manifestarse en todo el mundo por la violencia que viven.

En la capital de México se vivió con daños materiales, pintas e incendios menores.

Situación que dividió a muchos entre los que entienden el coraje y quienes piensan que no son formas.

Sea el pensamiento con el que más concuerdes, hay algo que es cierto, las piedras de monumentos y edificios se pueden volver a poner, las vidas no.

Yo solo digo.

Te puede interesar:  Las madres son luchadoras sociales por naturaleza