Guadalupe Hernández Pérez o  Lupita como le decían en casa, tenía 27 años de edad cuando la mataron y abandonaron.

Su familia la reportó como desaparecida, luego de que su exesposo fuera por ella al trabajo el sábado 29 de junio.

Ella vivía en la unidad habitacional Las Américas, en la colonia Progresista alcaldía Iztapalapa.

Era originaria de Chihuahua, tenía tres tatuajes en la espalda, uno que decía Evelyn, otro Juan Carlos y otro Elexis, uno en la mano izquierda una rosa azul que dice Jenesis, en la mano derecha un infinito con el nombre de Dadi y una fecha de nacimiento.

Salió de la fábrica donde trabajaba, International Foam Mexi, pero ya nunca regresó.

Había dejado de contestar mensajes en su teléfono desde la tarde en que desapareció, hasta las 18:49 pm fue la última vez que tuvo señal.

El último mensaje registrado se lo mandó a una de sus amigas, le dijo que estaba bien y que más tarde le avisaría a su mamá.

Cuando no llegó a casa, su madre fue a buscarla a la fábrica, ahí el dieron el ‘pitazo’, le avisaron que la habían visto con su ex.

Juan Carlos Maguey de 35 años de edad había sido pareja de Lupita, pero se habían separado debido a la violencia que él ejercía en su contra, existe una denuncia que lo comprueba, sin embargo, ella la retiró al enterarse que Juan Carlos podría ser detenido e ingresado a un penal, por lo cual decidió otorgarle el perdón.

Ese día, la madre de Guadalupe fue a buscarlo. Maguey estaba nervioso. Le explicó que había dejado a Lupita en la tienda de la unidad de su casa. Al día siguiente fueron a levantar una denuncia por la desaparición, pero… Ya existía una.

¿Quién la había levantado? Juan Carlos Maguey.

En la agencia del Ministerio Público la familia informó de todo. Le explicaron lo violento que era Juan Carlos y que había levantado una denuncia antes que ellos, eso era lo más extraño, pero no hicieron nada. Por su cuenta la familia comenzó a buscarla.

Revisaron las cámaras de seguridad de la unidad habitacional y en ninguna aparecía Lupita, era mentira que Juan Carlos la había dejado en la tienda. Luego se enteraron que cambió la versión y dijo que no la había dejado en la tienda sino que, ella había decidido bajarse del coche y echarse a correr.

Luego fueron al trabajo, pidieron los videos y descubrieron que Lupita se había subido al coche de Juan Carlos aquella tarde.

@ViryOlarte