México. Los profesionales de la salud se han tenido que enfrentar a al crimen organizado, violencia y ataques durante los últimos años. Con la pandemia de coronavirus estas agresiones se han agudizado.

El 2020 inició con el homicidio de tres estudiantes de medicina en Puebla, los jóvenes acudieron al carnaval de Huejotzingo.

Las líneas de investigación arrojaron que los estudiantes fueron interceptados en la carretera y asesinados por tres personas, los cuales habían tenido un pleito con los jóvenes por un sombrero.

Ximena, José Antonio y Francisco Javier fueron ejecutados a tiros, los delincuentes se ensañaron con Ximena, quien presentaba más heridas de bala.

Los ciudadanos son más mortales que el Covid-19

A mediados de marzo se informó sobre el primer caso de coronavirus en México, una semana después se implementó la cuarentena y días después comenzaron los ataques contra el personal de salud.

Las enfermeras han sufrido ataques verbales y físicos por ciudadanos que las acusan de ser focos de infección. El primer caso de agresión ocurrió en Guadalajara donde les arrojaron cloro a tres enfermeras.

Sucesos similares han ocurrido en Sinaloa, San Luis Potosí, Yucatán y Ciudad de México. Incluso las autoridades han tenido que colocar transporte exclusivo para el personal médico y seguridad en los hospitales.

El último caso de violencia contra personal médico ocurrió en el Hospital Carlos McGregor Sánchez, cuando familiares de un paciente con Covid-19 golpearon a enfermeros porque querían sacar al paciente ignorando el protocolo oficial.

En Morelos ejecutaron a tres médicos luego de que los asaltaran, los despojaron de un auto y luego les dispararon, los abandonaron en el municipio de Puente de Ixtla.

Al día siguiente ejecutaron a la administradora de una clínica del IMSS en Acapulco. Liliana Karina viajaba a bordo de un auto cuando la asesinaron dos sujetos a bordo de una motocicleta.

IN