México. Un niño de seis años resultó  con quemaduras de segundo grado y tercer grado en las manos y rostro, luego de beber gasolina y prenderse fuego, en el municipio de Mapimí, Durango.

Según investigaciones, el menor jugaba afuera de su domicilio cuando tomó un bidón lleno de combustible, ingirió el contenido y después se prendió fuego.

El pequeño fue trasladado a la clínica 51 del IMSS en Gómez Palacio; según la madre, acudió rápidamente con el niño luego de escuchar sus gritos por lo que pidió auxilio a los bomberos quienes brindaron los primeros auxilios  al menor.

Con información de El Siglo de Torreón

IN