México. A un año del ‘jueves negro’ o del llamado ‘culiacanazo’, han surgido datos y contradicciones sobre el operativo donde detuvieron y liberaron a Ovidio Guzmán López, hijo de El Chapo.

La primera versión narrada por el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, mencionaba que 30 soldados se encontraban realizando patrullajes de rutina cuando fueron atacados desde una casa.

-Publicidad-

Posteriormente ingresaron a la casa del ataque y capturaron a uno de Los Chapitos, rodearon la casa y esto provocó balacera en la ciudad de Culiacán. Al final liberaron a Ovidio.

Al día siguiente corrigieron esta versión y aseguraron que Guzmán López alias El Ratón era buscado por Estados Unidos y desde el inicio hubo un operativo para capturarlo. Admitieron que fue un operativo mal elaborado y precipitado.

Contradicciones

Supuestamente la orden de liberar a Ovidio Guzmán fue una decisión tomada por los titulares de las secretarias de defensa, y esto fue apoyado por el presiente Andrés Manuel López Obrador.

Meses después el presidente dijo en su conferencia matutina que él había ordenado la liberación de Ovidio para evitar una masacre de inocentes.

El 30 de octubre se mostraron videos del momento de la detención de Ovidio Guzmán y otras tres personas en una casa del fraccionamiento Tres Ríos.

A las 15:17, El Ratón salió al estacionamiento con las manos en la cabeza. Lo colocaron contra la pared y realiza una llamada telefónica en la que pide a uno de sus hermanos que detengan la violencia.

No hay rastro de los Chapitos

El presiente mencionó que cumpliría la orden judicial de captura contra Ovidio, pero a un año de la fallida detención. No se ha dado con su paradero ni hay nuevos intentos de arresto.

El primero golpeo contra el crimen organizado en el gobierno de AMLO fue la detención de José Antonio Yepez alias El Marro, líder del Cártel de Santa Rosa de Lima en Guanajuato.

Con información de Debate

IN