Los escándalos cotidianos en el nuevo gobierno hicieron posible que “pasara de noche” una de las mayores atrocidades cometidas por el presidente López Obrador.

Nos referimos a la muerte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en particular y a la colonización del Poder Judicial, en general.

Y es una atrocidad porque con la designación de una nueva ministra de la Corte en realidad asistimos a la cooptación y colonización del máximo tribunal constitucional que, en México, está representado por el Poder Judicial y, sobre todo, por la Suprema Corte.

Pero sobre todo es un paso a la destrucción de la joven democracia mexicana; un paso que se dio el jueves 5 de diciembre, en el Senado de la República, cuando Morena y sus aliados eligieron –como integrante de la Corte–, a una incondicional del presidente Obrador; Margarita Ríos-Farjat.

Y es que con la llegada de la ex titular del SAT, al Máximo Tribunal federal, el presidente Obrador se apodera de cuatro de los 11 puestos del pleno, lo que convierte a la Corte en un órgano totalmente plegado a la voluntad presidencial.

Pero la colonización de la Corte es sólo una de las peores noticias que recibimos los mexicanos al arranque del segundo año del desastroso gobierno de López Obrador.

En realidad, con la muerte de la Corte, también se confirma la muerte del Senado de la República, ya que a pesar de que en esa cámara del Congreso el partido oficial, Morena, no contaba con mayoría, la realidad es que todos los opositores han sido sometidos.

El 5 de diciembre fueron doblados los opositores del PRI, PAN, PRD y MC y ayer volvieron a ser doblados para aprobar un T-MEC que no fue conocido por los empresarios.

Y es que la suma de los votos de esos cuatro partidos en el Senado, pudo ser suficiente para impedir que Morena y el presidente se apoderaran de la Corte.

La mala noticia, sin embargo, es que los opositores han sido sometidos, comprados o amenazados para avanzar junto con Morena en dirección a la destrucción de la joven democracia mexicana. 

Pero vamos por partes. ¿Qué significa la colonización de la Corte y el sometimiento de los poderes Legislativo y Judicial? La respuesta es elemental.

Resulta que cuando el gobierno en turno, el de López Obrador, se adueña de los poderes Legislativo y Judicial, no sólo rompe el Pacto Federal sino que acaba con uno de los equilibrios fundamentales de la democracia mexicana; la división de poderes.

Es decir, hoy en México ya no existen “Tres Poderes de la Unión” –como lo consagra la Constitución–, sino que sólo existe el poder de un solo hombre, el poder omnímodo de López Obrador.

¿Y eso qué significa?

Poca cosa, que al desaparecer los contrapesos y los equilibrios que hacían viable la división de poderes, se rompe la esencia del presidencialismo mexicano y la democracia sufre un golpe mortal.

Lo cierto es que ya vivimos en un sistema sin equilibrios, en donde el poder está en manos de un solo hombre, sin reglas claras, en donde nadie respeta la Constitución y en donde los derechos humanos no existen más.

Dicho de otro modo, a partir del 5 de diciembre de 2019 murió la democracia mexicana y nació la dictadura de López Obrador.

¿Difícil de creer?

En efecto, pocos creen y muchos no quieren saber que, en los hechos, se vive la muerte de la democracia mexicana. Y precisamente esa es la tragedia que viven México y los mexicanos; que muchos se niegan a ver lo que está ocurriendo.

Y es que la muerte democrática se produce por goteo.

Poco a poco le arrebatan tajadas a la democracia. Primero se robaron la libertad de expresión, luego sometieron a los medios; más tarde el Ejecutivo se apodero de las cámaras del Congreso. Siguieron los más importantes órganos autónomos.

Luego le tocó el turno a La Corte y ahora amenazan con robarse el INE.

Y una vez que los ciudadanos reaccionen, será tarde, la democracia habrá muerto.

Al tiempo.