México. Jaime tiene 16 años, y padece parálisis cerebral, sin embargo eso no le impide caminar, para llegar a su escuela.

El jovencito utiliza unos guantes para proteger sus manos y recorre al menos dos kilómetros para llegar al plantel, lo mejor es que es uno de los mejores en su clase, sueña con estudiar una carrera y trabajar en un banco para ayudar a sus padres quienes viven en la pobreza en Honduras. 

Maestros de Jaime aseguran que es un excelente estudiante, serio, muy responsable y no dudan que cuando crezca cumpla todos sus sueños.

Con información de Periódico Zócalo

VO