México. Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, es un hombre con liderazgo nato impulsivo, pero tiende a la depresión y a la soledad, según sus rasgos faciales.

Adriana Cano, especialista en lectura de rostro, explicó al tener su rostro cuadrado, El Ratón Guzmán es un hombre líder, al igual que su padre.

Es un hombre organizado y planea bien sus proyectos, Ovidio siente carga con mucha responsabilidad, pero acepta bien su liderazgo “porque no es mandón ni impositivo”, es impulsivo, actúa por instinto y no sabe estar sin pareja.

La forma descendiente de sus cejas y de las comisuras de sus ojos se determina que es un ser que tiende a la depresión.

Con información de Grupo Fórmula

VO