México. Un grupo de indígenas del municipio de San Andrés Larraínzaga, causaron destrozos en la cabecera municipal, en patrullas y en la casa del alcalde como forma de protesta para evitar los trabajos de sanitización del área del centro de pueblo.

Los habitantes consideran que la sanitización es una forma de propagar el Covid-19. Las personas se organizaron por redes sociales para realizar los disturbios. En este municipio no se han registrad casos de coronavirus.

Vandalizaron el Hospital Básico comunitario, donde destruyeron inmobiliario y robo de los escasos medicamentos con los que contaba el lugar.

Corrieron a médicos y enfermeras por considerar que no realizan su trabajo y los acusaron de provocar contagios de Covid-19.

Con información de Excelsior

IN