México. Más de 10 mil camellos salvajes en Australia podrían ser asesinados por orden de líderes aborígenes de las tierras de Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara (AYP).

Tras la sequía en algunas regiones, se hizo un llamado para acabar con estos animales, ya que aseguran que beben mucha agua y además contribuyen al calentamiento global mediante sus gases.

[irp]

De acuerdo con el director ejecutivo de especialistas de carbono RegenCo, Tim Moore, aseguró que un millón de camellos emiten alrededor de una tonelada de dióxido de carbono al año.

Asimismo, integrantes de APY han pedido una recompensa por las emisiones de gases contaminantes que se evitarán por la ejecución de los camellos.

Con información de Excélsior

YC