México. Durante el fin de semana se reportó el deceso de un menor de edad en el municipio de San Martín Texmelucan, Puebla; los reportes indican que el bebé de 18 meses murió envenenado. 

Los padres del occiso informaron que compraron cheetos y los rociaron con raticida para eliminar la plaga que tienen en su hogar, sin embargo el bebé salió al patio y al ver las frituras se las comió.

Al darse cuenta de esto los padres del menor acudieron al hospital de la zona, pero el menor de edad murió en el camino, por lo que se investiga a los padres por el delito de homicidio culposo.

Con información de El Sol de Puebla

MA

Te puede interesar:  Por ver al diablo reo mata a compañero en penal de Cadereyta