México. En Georgia, Estados Unidos, una enfermera denunció el pasado lunes que en un centro de detención de migrantes realizaron histerectomías cuestionables y se negaron a realizar pruebas Covid-19.

En la demanda presentada ante asuntos internos del Departamento de Seguridad Nacional se basa en la declaración de Dawn Wooten.

-Publicidad-

Wooten trabajó tiempo completo como enfermea en el Centro de detención del Condado Irwin, hasta julio, cuando fue degradada a personal eventual.

De acuerdo con la declaración de Wooten, indicó que un ginecólogo que trabajaba fuera del centro como “coleccionista de úteros”.

Asimismo, dijo que “toda la gente a la que ve recibe una histerectomía, casi todo el mundo” y agregó que “incluso ha extirpado el ovario equivocado de una joven”.

La enfermera no estaba claro si las mujeres habían dado su consentimiento para las operaciones.

“Estas mujeres inmigrantes, no creo que comprendas de verdad del todo, por completo que esto es lo que va a ocurrir, dependiendo de quien se lo explique”, declaró.

El centro en Ocilla, se encuentra al sur de Atlanta, retiene a hombres y mujeres capturados por el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, siglas en inglés), además de presos del Servicio Federal de Alguaciles y el condado Irwin.

Por otra parte, Wooten denunció que no se estaban tomando las medidas necesarias para atender a migrantes que presentaban síntomas de coronavirus.

La enfermera dijo que el número de detenidos infectados, era mucho mayor al reportado porque no había un esfuerzo activo de hacer pruebas y no todos los casos se reportaban.

En sus declaraciones, Wooten dijo que en ocasiones las enfermeras de guardia mentían diciendo que habían visto en persona a los detenidos cuando no lo habían hecho.

Además, dijo que las enfermeras ignoraban a los detenidos que reportaban síntomas de Covid-19, añadió.

Al respecto, el ICE indicó que se reservará los comentarios sobre cuestiones planteadas al inspector general, pero que se tomaba las acusaciones con seriedad.

“Dicho eso, en general, las acusaciones anónimas sin pruebas, hechas sin ningún detalle específico comprobable, deben tomarse con el escepticismo apropiado que merecen”, indicó la agencia en un comunicado.

Aunque la denuncia de 28 páginas presentada por el grupo activista Project South recoge amplios testimonios de detenidos no identificados, también incluye detalladas declaraciones de Wooten.

Con información de La Jornada.

MV