México. Runi Khatun una mujer que padecía de sus facultades mentales en India, se comió varias alhajas de la joyería de su hermano.

La madre de la joven y su hermano comenzaron a notar que se perdían artículos de la tienda, al mismo tiempo que la chica comenzó a experimentar fuertes dolores abdominales. Al llevarla al doctor descubrieron que había ingerido uno y medio kilogramos de joyería.

Runi explicó que comía algún objeto cada vez que tenía hambre. Luego de una cirugía de más de una hora lograron extraer cada moneda, cadena y piedra que había ingerido, ahora se encuentra en recuperación.

Con información de Los 40

FF