México. Una mujer de la localidad de Cansahabacab, Yucatán, de 32 años de edad, se practicó un aborto, sin embargo, el bebé nació con vida y al verlo, decidió enterrarlo vivo. 

La mujer tenía siete meses de embarazo y ante el fallido aborto, decidió enterrar al recién nacido en un lugar cercano en el pueblo.

Luego de este hecho, regresó a su casa, pero ya en el lugar presentó temperatura elevada y sangrado, producto del aborto, sus familiares la trasladaron a la clínica del IMSS y ahí determinaron que era mejor llevarla a Mérida para su atención oportuna.

Antes de que fuera trasladada hasta Mérida, las autoridades intentaron interrogar a la mujer para averiguar en dónde enterró al bebé y salvarlo, pero esto no fue posible por el delicado estado de salud en el que se encontraba.

De tal forma que las mismas autoridades, ignoran dónde se encuentra el cuerpo del neonato. De existir una segunda persona involucrada en el crimen, sería enjuiciada con una pena de entre 10 a 15 años de cárcel.

Con información de El Piñero de la Cuenca

VO

Te puede interesar:  Matan a Diana y Juan dentro de su casa