Sí, si no hubieran filtrado las fotografías de Ingrid Escamilla, el «presunto responsable», -como a nuestro sistema, les encanta llamar a los asesinos-, hubiera salido libre 48 horas después de ser detenido.

He visto en redes sociales su «indignación» contra los medios y reporteros que difundieron las fotografías de cómo quedó el cuerpo de Ingrid. Pero ¿qué hubiera pasado si el caso de Ingrid no se hubiera hecho viral?

¿Qué hubiera pasado si nadie hubiera mostrado las terribles fotografías?

Sé lo que habría pasado. Hubiera sido una muerta más, no habría carpeta de investigación, un juez hubiera dejado libre a Francisco por falta de pruebas. O simplemente porque un policía se equivocó al escribir algo en el expediente lo hubieran dejado libre. Si no hubieran difundido las fotografías de Ingrid, hoy nadie se acordaría de ella.

Pero a «alguien» se le ocurrió difundir las fotos de Ingrid. Y sí, son duras, crueles, horribles, de terror y de vergüenza, pero son reales. No son sacadas de una película, son de una mujer de 25 años de edad.

Son tan reales que les causa indignación. Pero no les causa indignación que haya feminicidios, que haya violaciones, que haya mujeres golpeadas, descuartizadas y desolladas.

Sí yo fuera Ingrid, me gustaría que difundieran mi fotografía, de cómo me dejaron, de cómo me mataron, de cómo nadie hizo nada por detener la violencia.

Y me gustaría que mi foto llegara a miles de personas, para que abrieran los ojos e hicieran algo para terminar con la violencia.

Que vieran la crueldad con la que nos están matando.

Indignan las fotos de Ingrid, pero no hacen nada cuando saben que su mamá, su hermana, su tía, su prima o su amiga sufre de violencia.

Les indignan las fotografías de Ingrid Escamilla, pero no les indigna la ley y el terrible sistema que defiende a violadores y asesinos. ¿Les indignan las imágenes?

A mi me indigna y me enoja que le tapen los ojos a un asesino que con saña mató a una joven, me enoja que le digan «presunto responsable» a un feminicida.

Lo llaman «nota roja» y «amarilismo», pero si no las hubieran filtrado, no habría justicia. A Claudia Morales policía de la CDMX la descuartizaron en septiembre de 2019 y como nadie vio las fotos de cómo la dejó su pareja, no se hizo viral.

En 2017, a la Doctora Jesica Pedraza la asesinaron y también desollaron, pero nuestras autoridades se zafaron asegurando que los animales habían devorado su cuerpo. Hasta el día de hoy no hay detenidos por el feminicidio.

@ViryOlarte