La situación parece que no tiene fin. El confinamiento nos tiene hartos y las actividades a las que estábamos acostumbrados parece que nunca van a regresar. Cada vez son más las personas contagiadas y las cifra de muertos es impactante.

Si usted no ha estado pendiente de la información escuche esto:

-Publicidad-

Van más de 27 millones de contagiados en el mundo y casi 900 mil muertos. En nuestro país, son 634 mil infectados y superamos la penosa cifra de 64 mil muertos.

La Ciudad de México, el Estado de México y Guanajuato son los estados con mayor número de infectados y la gente sigue sin cuidarse.

Le traigo a cuenta los datos oficiales porque hay muchas personas que piensan que esto ya terminó, pero no es así. Incluso vamos comenzando. El propio Doctor López Gatell señaló que por la temporada de la influenza estacionaria podría causar un rebrote de Covid-19.

Busque la información, es en serio, la pandemia se podría extender hasta marzo del 2021. ¿Usted cree que si fuera broma se estarían tomando tantas medidas?

La situación es complicada y en el mejor de los casos alimentarse bien, hacer ejercicio y tomar todas las medidas de precaución es una única cosa que nos podría salvar de contraer esta terrible enfermedad.

Se lo digo porque una fuente confiable me comentó que la situación en los hospitales públicos es cada vez peor. Si no tienen el equipo necesario para proteger a los doctores y enfermeros, imagine usted a los enfermos.

Los insumos son insuficientes y una enfermera me comentó que si no hay medicamentos para darle a los pacientes, pues se esperan hasta que haya, aunque eso pueda costarles alguna consecuencia.

No es su culpa, es culpa del gobierno. Si la gente se está muriendo es porque no se dan abasto. Y así es en las zonas a las que más atención les ponen, imagine el resto del país.

Sí, también es verdad que un gran número de personas se salvan, se curan, pero las secuelas del coronavirus son terribles. ¿Para qué se expone? ¿Para expone a su familia? Hoy la premisa es cuidarse para que no le dé Covid, y si le da, no morir en el intento de curarse.

Infórmese, lea, acuda al médico si presenta algún síntoma, pero los más importante, sea responsable con su familia y las demás personas. No permita que la necedad acabe con lo más valioso que tenemos, la vida.