México. Hoy se cumple un mes desde que Aideé Mendoza perdió la vida dentro del Colegio de Ciencias y Humanidades Oriente en Iztapalapa. Hasta el momento las autoridades no han podido explicar qué pasó y cómo pasó, la especulación se ha hecho parte de la historia y no queda claro, cómo una bala perdida le quitó la vida.

Aideé estaba en la escuela acompañada de 10 alumnos y un profesor. De repente, un sonido los dejó extrañados. Los testigos refieren que sonó como si abrieran un refresco y después la joven de 18 años se desplomó.

La primera versión indicaba un paro cardíaco, ante la tardada atención médica de la institución llamaron una ambulancia, que también demoró. De acuerdo con un reporte, la joven murió incluso antes de ser atendida. Y hasta que estaba en la ambulancia rumbo al hospital se percataron que una bala la había matado. Las autoridades dirían después que fue calibre 9 milímetros.

La Procuraduría capitalina sacó una versión increíble, parecía la única línea de investigación ya que descartaron que un compañero haya disparado dentro del salón de clases. Ni una pluma bala ni una pistola normal, según las autoridades.

Encontraron casquillos del mismo calibre en los techos de los edificios contiguos y la historia se tornó todavía más fantástica.

Una bala perdida habría viajado 130 metro en el aire, en una parábola mágica, por arriba de cuatro edificios y habría entrado por una ventana abierta para darle justamente a Aideé.

Un experto en balística dijo a Letra Roja que esto era imposible.

  • Para ángulos muy abiertos respecto al suelo, más de 50 grados, la parábola será muy cerrada y casi toda la energía terminará disipándose en el eje vertical, por lo que la bala tendrá una velocidad horizontal muy baja y será prácticamente inofensiva.
Te puede interesar:  Estudiantes de la UNAM marchan contra porros en CU

Te puede interesar: Especialista desmiente versión de la bala que mató a Aideé

Apenas hace unos días, la Procuradora Ernestina Godoy aseguró en antes de que acabe esta semana tendrán los resultados de la investigación, que primero se dará a conocer a los papás y luego a los medios de comunicación.

Lo curioso, es que a un mes de los hechos nadie sabe de dónde salió la bala, quién la disparó y cómo fue que le dio a Aideé Mendoza.