México. El asesinato de la niña Fátima Cecilia Aldrighetti Antón causó terror en la sociedad mexicana, sin embargo, no es el único caso bestial. Vale, Silvina y Fátima Quintana son las tras niñas que sufrieron un infierno al ser violadas hasta la muerte.

A Vale su padrastro la violó hasta que le rompió la pelvis, a Silvina su padrastro la violó hasta causarle la muerte, y a Fátima Quintana tres sujetos la violaron hasta romperle la entrepierna.

Vale, Silvina y Fátima Quintana son tres ejemplos de la crueldad que se vive en el país. Vale, Silvina y Fátima Quintana son tres niñas que ya nadie recuerda, Vale, Silvina y Fátima Quintana son casos que parecen sacados de una película de terror.

Te recomendamos: Feminicidio de Fátima no fue por dinero, hay otro móvil

Valentina 

Diego Armando Valadéz Jaramillo es buscado por la policía y por la sociedad, luego de que se difundiera la noticia de que el hombre violó a Valentina, su hijastra de apenas 4 años de edad en Morelia, Michoacán en 2018. 

La violó por el recto, le fracturó la pelvis, la destrozó a golpes, le deshizo el hígado y la pequeña sufrió una muerte cerebral. 

El día 26 de junio de 2018l Valentina se quedaría al cuidado de Diego. La niña de 4 años fue fue ingresada a terapia intensiva, porque supuestamente se había caído. Tenía 3 fracturas en el cráneo, el hígado desecho, fractura en la cadera, hemorragia interna, golpes en todo el cuerpo y mordidas.

Entonces supuieron lo que realmente había pasado, desde el día que golpearon a Diego Armando Valadéz Jaramillo nadie lo volvió a ver.

Belen Silvina Nuñez

Ella era Belen Silvina Nuñez, tenía apenas 3 años de edad cuando su padrastro y su madre la asesinaron en Zacatecas en abril de 2017. Pero como era pobre nadie habló de ella. De cómo la violaron y mataron.

La niña fue penetrada anal y vaginalmente. Debido al brutal ataque la vagina se le desprendió y eso le causó una hemorragia mientras agonizaba. Para borrar lo que le habían hecho, lavaron su pequeño cuerpecito con una manguera y lo dejaron tendido sobre la cama. Pero no conforme con ello, la ahorcaron porque lloraba del dolor, y según declaraciones del padrasto, ya le estaba molestando el sollozo. 

El cuerpo de la pequeña reflejaba el horror que había padecido, marcas de golpes, de quemaduras de cigarrillos, moretones en sus muslos y otros detalles.

La autopsia arrojó que su martirio duró al menos cuatro horas. El examen reveló que la pequeña fue violada brutalmente, de forma anal y vaginal, intentaron estrangularla con una cuerda o cordón de zapatilla y luego le golpearon la cabeza contra el piso hasta terminaron con su vida.

La madre declaro, que su pareja, Mauricio Canosa Fratti, de 25 años de edad, a quien la pequeña Belén le diría papá, había golpeado a la pequeña porque lloraba, le había propinado golpes de puño y arrojado al piso.

Cabe destacar que este caso ocurrió en Argentina, y no en Zacatecas como erróneamente comenzó a circular la información. 

Silvina Nuñez

Fátima Quintana

El 5 de febrero de 2015 Fátima ya no volvió a su casa. Cuando regresaba de la escuela, a tan sólo 120 metro de casa, se encontró con Misael, Luis Ángel y con El Pelón. La interceptaron y comenzó la tortura.

Los tres la sometieron, le tiraron los dientes, le sacaron un ojo, la picaron 90  veces, la violaron anal y vaginalmente. Le rompieron las muñecas, le abrieron el pecho y le hicieron una herida de 30 centímetros en la entrepierna. Para rematarla le tiraron en la cabeza tres rocas, una de ellas de más de 30 kilos.

Cuando no llegó a casa comenzó la búsqueda de familiares y vecinos. Horas después Lorena vio el pie de su hija, la habían semienterrado. Los vecinos de Lerma, Estado de México los querían linchar, pero persuadidos por las autoridades con la promesa de que la justicia se haría cargo de ellos, les perdonaron la vida a los asesinos.

Cinco años después, la justicia no está completa para Fátima. Luis Ángel recibió una condena 73 años de prisión. A Misael por ser menor de edad, le dieron 4 años, por lo que este año saldrá libre. Mientras que El Pelón sigue vinculado a proceso esperando sentencia, aún no recibe sentencia.

VO