México. Una mujer identificada como Andrea Ortiz vive en carne propia el maltrato de su exmarido. 

Hace tres años Andrea vivió un cuento de hadas al lado de Emmanuel Arroyo en el estado de Querétaro. Un años después de compartir amor, nació Emi, un bebé hermoso fruto del supuesto amor que ambos se tenían. 

La magia se terminó, durante tres años Andrea guardó silencio, no dijo nada sobre el maltrato que sufría, pero un día no soportó más y alzó la voz. Era víctima de violencia, verbal, psicológica y física. La primera vez que la golpeó fue cuando Emi tenía año y medio, Emmanuel vio un like que tenía la foto de un amigo de Andre y le dio una cachetada. 

No soportaría la violencia así que se salió de la casa y se fue con su hijo, decidió denunciar y juró que no volvería con él, sin embargo, como todo mentiroso y cobarde Emmanuel regresó rogándole a pedirle perdón. Ella cayó, como una ‘tonta’ creyó en sus mentiras, en sus promesas y en su lágrimas. Retiró la demanda y regresó con él.

Fue una tontería de la que después se arrepentiría. Volvió con él, pero la familia se metió y la gente pensaba que Emmamuel era buen y había cambiado, era mentira, no había cambiado nada. Volvió la violencia y aunque Andrea ya había perdido el apoyo de su familia decidió separarse nuevamente. 

Durante la separación salió con un amigo y un mes después nuevamente Emmanuel regresó a buscarla. Otra vez lo perdonó. Regresaron a casa de la suegra, a los chismes y mal entendidos. Un día durante la madrugada Emmanuel revisó el celular de Andrea y se enteró que había salido con un amigo. Enloqueció. La despertó y la golpeó, ella comenzó a pedir auxilio la madre entró y dijo «¿otra vez, Emmanuel?», tomó a su nieto y salió de la recamara, dejando que su hija la golpeara.

Como pudo Andrea escapó con el bebé. Y se separó de Emmanuel. Meses después él pidió cuidar al niño, y ella accedió decidió salir a una fiesta con sus amigos de secundaria y en el lugar encontró a una amigo de Emmanuel, el cual le avisó que Andrea estaba ahí. Al salir de la fiesta ya la esperaba. Ella le preguntó por Emi y el reaccionó de forma violenta le dio un cabezazo y la partió la nariz.

Emmanuel se fue como si nada, libre y así sigue. Sus delitos contra Andre están impunes. Habla de ella asegurando que es una ‘mala mujer’, se la vive amenazándola. Cuando le pegaba a Andre lo hacía frente a Emi diciendo «verdad que tu mamá es una puta«.

Andre Ortiz asegura que Emmanuel Arroyo es un golpeador, machista y el dolor más grande de su vida.

Con información de Andrea Ortiz

VO