MéxicoAreli Mendoza Argüello tenía 32 años de edad, dos hijos, un niño de 12 y una niña 13 años de edad a los que amaba y cuidaba como su propia vida. Era una mujer encantadora, sonriente, alegre, buena hija, buena madre, buena hermana y buena esposa, pero le robaron la vida en un suspiro.

El 15 de septiembre de 2019 a las 4 de la mañana la asesinaron dentro de su departamento ubicado en la colonia Álamos, alcaldía Benito Juárez.

-Publicidad-

Los hechos

La noche del sábado 14 de septiembre se llevó a cabo una reunión dentro de su departamento. Sus niños se habían ido a la cama y ella estaba conviviendo con su esposo Miguel Ángel Rendón Rodriguez y otras cuatro personas, (hermano de su esposo, un amigo y una mujer).

La fiesta se alargó hasta las 4 de la mañana que el infierno se desató.

De acuerdo con la autopsia realizada por las autoridades, a Areli la asesinaron a las 4 am, pero a las autoridades se les dio aviso hasta las 6 am. Pasaron dos horas para que el esposo de Areli diera aviso de su supuesta muerte.

Hasta el día de hoy no saben quién dio aviso a la policía. A las 7 am, una tía de Miguel Ángel fue al departamento a recoger a los niños, «tápense los ojos, no vean nada», les dijo, pero los dos menores habían visto todo.

Más tarde la familia del esposo de Areli le avisaron a Alvin Mendoza, exjugador del Club América que su hermana se encontraba en el hospital, le dieron los datos y llegó al lugar. Malas noticias, su hermana había perdido la vida, le pidieron que reconociera el cadáver.

A las 9 de la mañana la familia de Areli se enteró de lo sucedido. Cuando le preguntaron a Miguel Ángel qué había pasado, él respondió; «su hermana se puso de mala copa».

Mentira. Areli nunca había sido «mala copa», sí tomaba e iba a fiestas, pero nunca perdía el control.

Lo tenían y lo dejaron libre

Ese mismo día Miguel Ángel fue llevado al MP, pero en calidad de testigo, aseguró a la policía que su esposa se había suicidado, dijo que él no tenía nada qué ver, pero no concuerdan los hechos con su versión.

Areli Mendoza Argüello, recibió varias puñaladas por todo el cuerpo. Fue herida con un cuchillo ocho vecestres en la espalda, tres por enfrente, dos a un costado, tenía el brazo fracturado y su cuerpo presentaba varias mordidas humanas.

¿Cómo Areli puedo clavarse el cuchillo en la espalda?

No fue un suicidio.

Los niños vieron todo, pero ahora no quieres hablar porque la familia de su padre los intimidó, les dijeron que si decían algo su papá iba a ir a la cárcel y se iban a quedar solos.

Media hora antes del asesinato Miguel y su hermana bajaron con su amigo, al cual golpearon y corrieron de la reunión.

Lo golpearon de tal manera que cuando Miguel regresó al departamento no tenía playera y junto con su hermano comenzaron a decir que «se merecería esa putiza».

Cuando Areli escuchó le reclamó el hecho y lo cuestionó por la amistad que llevaban, le dijo que eso no era de amigos, lo que desencadenó una pelea entre los dos. Media hora después Areli estaba muerta.

Miguel Ángel y su hermano fueron detenidos en calidad de testigos, pero un día después ya estaban libres. A pesar de que había evidencia de que tuvieron que ver con el feminicidio de Areli.

Hoy la familia de la joven madre clama justicia. Hubo corrupción y nadie hace nada. La escena fue limpiada así como el cuchillo con el que la asesinaron. La licenciada que lleva el caso de Areli consiguió una orden de arresto en contra del esposo de Areli, pero el día de hoy se encuentra prófugo, huyo de la ciudad junto con su familia.

Todos se dieron a la fuga, su casa está vacía y sus hijos abandonados al cuidado de la familia de Areli.

Areli Mendoza Argüello no quería morir, amaba a sus hijos y a la vida. Como mamá era la mejor, subía fotografías de sus hijos a redes sociales. Vestía a su hija igual que ella, siempre los escuchaba, los procuraba y amaba. Miguel Ángel Rendón Rodriguez dijo amarla, pero la mató y se dio a la fuga.

La mató con saña en su propio departamento, con sus hijos presentes, solapado por su familia y por autoridades la policía de la CDMX.

Familia de Areli asegura que los policías que estuvieron en el lugar de los hechos limpiaron la escena. Ellos filtraron imágenes de cómo quedó el cuerpo de  la joven madre.

Sigue sin justicia

Un año después del feminicidio de Mendoza Argüello, no hay justicia, su entonces esposo sigue libre, a pesar de que apagaron su luz a puñaladas.

 

VO