México. Wendy es la otra víctima del juez Federico Mosco González, suspendido e investigado por liberar a Juan Carlos García, presunto autor intelectual del feminicidio de Abril Pérez Sagaón, el pasado 25 de noviembre.

Wendy padece insuficiencia renal crónica, por ello acudía a recibir tratamiento al Hospital General Regional de Iztapalapa ‘Doctor Juan Ramón de la Fuente’. Era atendida por el nefrólogo Agustín ‘N’.

Pero el médico comenzó a hacer críticas contra la paciente. Un día la joven acudió con su novio a una cita médica y el doctor sugería a Wendy que era un ‘vago’ y ‘bueno para nada’.

Te recomendamos| #LaVozDeAbril Van por  dos jueces tras feminicidio de Abril

Posteriormente, las citas médicas eran más incómodas para Wendy, ya que Agustín la acosaba. En 2018 el médico abusó sexualmente de la joven.

La amenazó con decir que ella había accedido a tener relaciones con él y que la iba a sacar del programa de diálisis.

Wendy no tuvo justicia por la agresión

La víctima presentó una denuncia por el abuso sexual y durante el proceso el juez Federico Mosco González desestimó las pruebas presentadas por el Ministerio Público y la defesa de Wendy.

El 14 de agosto de este año en una audiencia que duró cinco horas, se presentó la acusación de violación agravada y el juez sólo fijo la imputación de abuso sexual agravado.

Días antes se había girado una orden de aprehensión contra Agustín y lo trasladaron al Reclusorio Oriente. Mosco González desestimó el caso y dejó libre al presunto agresor.

Wendy sufrió la agresión, de la cual quedó embaraza y sufrió un aborto espontaneo por su grave estado de salud. También la revictimizaron e insultaron durante la audiciencia y el juez lo permitió.

Mosco el juez de la impunidad

Mosco González era uno de los tres jueces que otorgó la libertad a Juan Carlos García, presunto autor del feminicidio de su exesposa Abril Cecilia Pérez, asesinada el 25 de noviembre frente a sus hijos.

Wendy la otra víctima

Juan Carlos ya había agredido a Abril mientras dormía. Lo acusaron de tentativa de feminicidio, pero el funcionario lo reclasificó como lesiones y violencia familiar.

El argumento de Mosco era que, si la hubiera querido asesinar, lo hubiera hecho mientras Abril estaba despierta y no dormida. Meses después aseisnaron a la mujer trabajadora y madre de tres  hijos.

IN