México. Jorge, un hombre de 70 años perdió su empleo como intendente en un hospital del  Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) luego de exigir en distintos medios equipo de protección personal para laborar de manera segura.

Presuntamente, Jorgito fue contratado por una empresa externa y ubicado en el hospital 20 de Noviembre del ISSSTE en la sección de limpieza.

Tras el alarmante aumento de casos de covid-19, el trabajador solicitó incansablemente que se le proporcionara, a él y a sus compañeros, el material necesario para garantizar su seguridad en la zona de trabajo.

Pese a estar trabajando en un área de la primera línea de combate contra el coronavirus, sus peticiones fueron ignoradas.

Seis días después, el 22 de junio, don Jorge fue despedido sin justificación y compensación económica. El único argumento de su empleador fue que no debió hablar con la prensa.

Al día de hoy, ni la empresa externa que lo contrató ni el ISSSTE han respondido no aceptado darle una indemnización, acusan.

Con información de El País México

YC