México. Nicolás Montiel Ramírez tenía 13 años de edad, era un niño extraordinario, amable, educado, carismático y estudioso. La última publicación que Nico realizó en su perfil de Facebook, fue el Día del Niño.

Desapareció el sábado 2 de mayo alrededor de las 8:00 de la noche en el sitio de taxis de La Virgen en Ciudad Cuauhtémoc, en el municipio de Ecatepec.  Vestía un pantalón deslavado, camisa Adidas sudadera negra y tenis tipo Nike.

-Publicidad-

Nico

Trabajaba vendiendo globos para llevar el sustento a su hogar, dónde vivía con sus abuelos y su hermana menor.

Nico salió a mostrarle, emocionado, a su abuelita los tenis que su padre acababa de regalarle, fue en ese momento cuando se perdió su rastro.

Luego de la desaparición, familiares de Nico comenzó una búsqueda a través de redes sociales exigiendo a las autoridades una pronta aparición.

Te recomendamos:Nico y el Niño de Calimaya, niños asesinados y torturados en EdoMéx

Lamentablemente a Nicolás lo localizaron muerto.

Tres días después de su desaparición, el 5 de mayo encontraron su cuerpo torturado y con signos de violencia en el municipio de Tecámac, Estado de México.

El cuerpo presentaba múltiples golpes, dos heridas de arma blanca y huellas de asfixia.

La última publicación de Nico en Facebook, la hizo el Día del Niño

Nicolás era un niño, un niño que salía a trabajar por necesidad y lo mataron de una manera cruel. El Día el Niño un día en el que los niños reciben regalos, él salió a trabajar.

 

Nico

Nico

«Tantos sueños truncados por un cabrón que solo tenía mierda en la cabeza … Era un niño con muchos sueños que cumplir. Descanse en Paz 𝙉𝙄𝘾𝙊𝙇𝘼𝙎 𝙈𝙊𝙉𝙏𝙄𝙀𝙇 𝙍𝘼𝙈𝙄𝙍𝙀𝙕»

Fue el mensaje que Yamilet, una prima de Nicolás compartió en redes sociales.

Rebeca, la madre del niño, comentó que Nico visitaba a su abuelita en varias ocasiones debido a su avanzada edad y a las enfermedades que padecía

Para Vicente, padre de Nico, es increíble la saña con la que mataron a su hijo, pues dice, era un niño de 13 años de 40 kilos de peso, es decir, un niño indefenso.

“Cuando yo reconozco el cuerpo, aún dudo que era mi hijo, pero Nico tenía señas particulares en sus pies, en sus manos y dientes, al revisar esto me cercioro de que era mi hijo. Lo ahorcaron, le dieron dos puñaladas, era un niño indefenso”, menciona Vicente.

VO