México. La Unión Tepito buscaría hacerse del control del Penal de San Miguel, ubicado en la ciudad de Puebla, mediante un reo conocido como Erick Sosa.

De acuerdo al columnista Edmundo Velázquez, Erick Sosa llegó al Penal de San Miguel hace 10 años acusado de secuestro.

Con la ayuda de sus compañeros de celda se dedicaron a la extorsión y tortura de otros internos para conseguir dinero.

Según informó en 2018 el portal Intolerancia, a Erick Sosa lo ayudaba  Jorge Armando Mendiola Velasco, El Monterrey, y Álvaro Uriel Flores Meneses.

Con ellos se dedicaron a la elaboración de cheques falsos que se los daban a sus esposas para comprar propiedades, principalmente vehículos.

De esta forma fue haciéndose de poder al interior del penal e incluso asegura que es amigo de director del penal, Jamie Mendoza Bon.

Ahora denuncian que tras el trasladado de El Grillo y El Cachibombo es uno de los reos que goza de mayor lujos. Además de tener una tienda y varios restaurantes al interior del centro.

Además se informó que Erick Sosa ahora presume que está siendo apadrinado por personajes ligados a la Unión Tepito y que por 3 millones de pesos compraría el cogobierno del Penal de San Miguel.

Un jugoso negocio

Para comprender porque La Unión Tepito buscaría hacerse del control de un penal de Puebla es preciso recordar cómo era San Miguel cuando estaba controlado por El Cachibombo.

Arturo Romero Aparicio, El Cachibombo, controló el penal durante 16 años, en los que se presume consiguió cuantiosas ganancias.

Según Contrareplica, El Cachibomboo conseguía 20 mil pesos diarios por la renta de cuartos para que los reos tuvieran sexo.

Además cobraba hasta mil 800 pesos por una copa de alcohol o  mil pesos por la renta de un teléfono.

También era propietario de una verdulería, una paletería y una farmacia  y controlaba las pipas de agua que los reclusos pagaban.

En prisión todo cuesta y para quien la controla estás detrás de los barrotes resulta mejor que estar fuera.

PE