México. Maria Chindamo, una empresaria agropecuaria italiana terminó asesinada por la mafia en Italia, por negarse a vender sus tierras.

A Chindamo la vieron por última vez en mayo de 2016 y desde entonces era buscada por su familia. Pero en 2020 apareció un arrepentido que participó del crimen y dio detalles macabros del trágico final.

-Publicidad-

Antonio Cossidente, exmiembro del clan de los Basilischi, declaró que a Chindamo la  secuestraron, asesinaron, trituraron y arrojaron a los cerdos como comida.

Todo porque se negó a venderle a la mafia calabresa su finca agrícola ubicada en Laureana di Borrello, en la provincia de Reggio Calabria.

Una investigación policial permitió encontrar primero el auto de la víctima, que en su interior tenía rastros de sangre y mechones de pelo.

Al asesino de Chindamo lo identificaron como narcotraficante Salvatore Ascano.

El hombre de 54 años vivía enfrente de la casa de la víctima y quedó detenido en julio del año pasado acusado de manipular el sistema de videovigilancia en la propiedad de la mujer la noche anterior a su desaparición.

Tras el crimen, tiraron su cuerpo en un terreno y lo trituraron con una máquina agrícola. Los restos fueron tirados como alimento a los cerdos, a los que habían mantenido en ayunas durante varios días.

Vincenzo Chindamo, hermano de la víctima, expresó durante una entrevista televisiva que fue “devastador” saber cómo murió su hermana.

Con información de Periódico Zócalo

VO