México. Dianna Ortiz, monja católica que se convirtió en una figura internacional contra la tortura, falleció de cáncer el viernes, a los 62 años de edad, informaron The Washington Post y medios guatemaltecos.

La religiosa, secuestrada, torturada y violada repetidamente por militares en 1989 en Guatemala, cuando estaba en una misión para dar clases a niños mayas.

-Publicidad-

Ella siempre sostuvo que uno de sus victimarios era estadunidense.

Se vio obligada a defender su credibilidad, ya que un funcionario de la embajada de Estados Unidos describió su relato como; “engaño” diseñado para descarrilar un paquete de ayuda al gobierno.

El Departamento de Estado finalmente reconoció que “no había razón para no creerle”. Al establecerse en Washington, Ortiz se convirtió en una destacada defensora de los sobrevivientes de la violencia sancionada por el Estado y ayudó a la campaña para exponer documentos clasificados que mostraban vínculos estadunidenses con abusos de derechos humanos en Guatemala.

Con información de La Jornada

VO