México. Es común que cuando vas al mercado, o vas caminando en la calle te encuentres algún vendedor de fruta que te ofrezca estas, ya cortadas.

Esta opción puede parecer increíble, pues nos ahorraría trabajo al momento de llegar a casa; sin embargo, es necesario que sepas la razón por la que no debes comprar frutas cortadas.

Al cortar la fruta con anticipación se rompe la protección natural que aísla la parte comestible de éstas. Las frutas cortadas pueden tener en su superficie microorganismos patógenos como Salmonella, Listeria o Escherichia coli (E.coli), de manera que, si no se lavan correctamente antes de cortarlas, pueden pasar al interior de tu organismo”.

Esto lo dio a conocer la nutrióloga Beatriz Robles en su libro: Come seguro comiendo de todo.

Lo ideal es lavar todas las frutas y verduras que se consuman, ya sea con piel o peladas. No lo olvides, aunque vayas a comer una manzana sin piel, deberás lavarla con agua. La nutricionista recomienda que si consumes frutas o verduras con cáscaras debes desinfectarlas y lo ideal es meterlas en agua con cloro por cinco minutos y después enjuagar para su consumo.

Con información de Tabasco Hoy

VO