México. En 2010, con el discurso de proteger a los comerciantes y vendedores de Tepito y parte del Centro Histórico de robos y extorsiones, Francisco Javier Hernández Gómez, alias ‘Pancho Cayagua’, convocó a distintos cabecillas criminales para conformar ‘La Unión’, sin embargo, en realidad se trataba de una maniobra para concentrar la venta de sustancias ilegales.

Este grupo delictivo se dividió en dos, ‘La Unión Tepito’ y ‘La Unión Insurgentes’, la fractura derivó en estas dos organizaciones y una ola de ejecuciones por la disputa de la venta y distribución de drogas.

En 2016, ‘Pancho Cayagua’ fue detenido y en febrero de 2017 quedó en libertad, sin embargo, en octubre de ese mismo año un comando a bordo de motocicletas lo acribilló en la Gustavo A. Madero.

Según informes, uno de los participantes en el ataque habría sido David García ‘El Pistache’, siguiendo las órdenes de Roberto Moyado ‘El Betito’, quien se quedó al frente de ‘La Unión’ tras la ejecución del fundador.

En 2018, fue detenido ‘El Betito’ y su sucesor fue ‘El Pistache’.

Otro miembro fue Daniel Eduardo de 28 años, mejor conocido como ‘El Tiger’, quien colaboró para que el cártel creciera.

‘El Tiger’, licenciado en Administración de empresas por la UNAM se convirtió en hombre de confianza de ‘El Pistache’.

La tarea del joven era además de hacer llegar las órdenes del ‘Pistache’, distribuir la droga, seleccionar los lugares a extorsionar y valorar los nuevos negocios para saber si serían víctimas del cobro de piso.

El lunes, 29 de octubre del 2018, se realizó su detención. El joven a diferencia del ‘Pistache’, quien al ser detenido rompió en llanto, mantuvo el temple.

A principios de enero se dio a conocer que un juez federal ordenó el traslado del ‘Betito’, quien se encontraba junto con su hermano en un penal de Veracruz, así como a David Ramírez, ‘El Pistache’ quien se encontraba en un penal de Tamaulipas a la Ciudad de México, al Reclusorio Oriente.

La autoridad Federal solicitó que los capos se mantengan en un penal federal ya que las cárceles locales no cuentan con el personal necesario para custodiar el perfil de estos delincuentes.

Tanto ‘El Betito’ como ‘El Pistache’ son vigilados las 24 horas del día y no tienen permitido estar en las áreas comunes, esto como medida para que no formen grupos dentro del penal y evitar que sean agredidos por rivales.

El Gobierno capitalino, busca impugnar la decisión del juez para que estos dos capos sean trasladado nuevamente a un penal federal.

En cuanto al ‘Tiger’, quien también se encontraba recluido en este penal, fue sacado de su celda en el dormitorio 5 para ser llevado a un penal federal.  

Se dio a conocer que fue enviado al Centro Federal de Readaptación Social número 13, ubicado en el poblado de Miahuatlán de Porfirio Díaz, en el estado de Oaxaca.

Las autoridades capitalinas esperan que, en próximos días, puedan regresar a penales federales a ‘El Betito’ y a ‘El Pistache’.

Con información de Milenio/Silla Rota/Universal/El Heraldo

AR