México. Renata tenía 13 años, vivía en Ixtapaluca, Estado de México. La describen como una niña llena de vida y sueños, le gustaba el baile y tenía un camino por delante hasta que el domingo, 29 de noviembre, le arrebataron la vida.

La menor vivía en la colonia Chocolines, Ixtapaluca, la tarde del domingo su madre regresó de trabajar y la encontró muerta con huellas de violencia.

-Publicidad-

Información extraoficial indica que tenía signos de abuso y el principal sospechoso es el novio de su mamá, quien está prófugo de la justicia.

Familiares, amigos y vecinos han convocado a acudir a la Presidencia Municipal de Ixtapaluca para exigir justicia por Renata ya que hasta el momento no hay detenidos.

IN