Sin duda que ningún extremo resulta saludable; sobre todo cuando se trata de los extremos ideológicos.

Y, por supuesto que tampoco es sano el extremo de la abyección lacayuna de seguidores y simpatizantes de Morena y de López Obrador.

Y es que, en efecto, tienen razón los “santones” del halago lopista cuando reprueban, con toda severidad, la alianza de un sector del PAN con el ultra derechista partido Vox, de España.

Pero también es verdad que los maestros de la sumisión lopista callan “como momias” ante la no menos reprobable alianza y complicidad de Obrador con los jefes mafiosos del crimen organizado.

¿A poco no es igual de cuestionable la alianza del PAN con el ultra conservador Vox, que la alianza de AMLO con las bandas del crimen organizado, que día a día controlan más y más territorio nacional?

Sí, es intolerable la decisión locuaz de senadores azules de pactar con Vox, pero también es intolerable el silencio de los lacayos de López cuando el presidente reconoció de manera pública que él ordenó la liberación de Ovidio Guzmán, el jefe real del Cártel de Sinaloa.

Cuestionable que el PAN se someta al fascismo ibérico, pero también deleznable que Obrador se someta al poder del “Cártel de El Chapo”.

En efecto, merece la mayor crítica posible la torpeza panista de comulgar con los resabios del franquismo español, pero la crítica debe ser de la misma intensidad por el saludo del presidente a la madre de “El Chapo”, el mayor criminal de la historia.

Nadie en México debe olvidar que en tanto candidato, Obrador ofreció amnistía a los criminales y que López presidente cumplió con la sumisión oficial a las bandas criminales, igual que un sector del PAN ofrece una alianza con la rancia ultraderecha española.

Sin duda que los mexicanos con un mínimo de memoria y de historia deben rechazar los vínculos del PAN con el ultra derechista Vox, pero esos mismos mexicanos deben repudiar el vínculo de Morena y de AMLO con dictaduras como las de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Tienen razón todos aquellos que advierten sobre el peligro que significa para el principal partido opositor mexicano –para el PAN–, su identificación con los franquistas españoles, pero también se deben prender los focos rojos sobre las inocultables coincidencias del fascista Vox, con actitudes no menos fascistas del gobierno de AMLO y de su partido.

¿Coincidencias entre AMLO y los franquistas de Vox?

Si lo dudan, aquí algunos ejemplos.

1.- El radical partido Vox repudia a los migrantes del mundo, mientras que el gobierno de Obrador apalea todos los días a los migrantes del centro y del sur del continente que buscan el sueño americano.

2.- Peor aún, López presume como logro de su gobierno las remeses que mandan los migrantes mexicanos; esos que con sangre sudor y lágrimas hacen realidad el sueño americano, mientras apalea, persigue y encarcela a los migrantes que cruzan territorio mexicano en busca del sueño americano.

3.- El hipócrita gobierno de AMLO rescata a mujeres de los horrores de Afganistán, pero a las mujeres mexicanas las condena a los horrores del feminicidio sin freno en México; a la tragedia de la trata y la explotación sexual, igual que Vox niega todos los derechos a las mujeres.

4.- AMLO y Vox repudian la equidad de género y comparten el odio a todo lo que alude al feminismo. ¿Recuerdan que el pasado 8 de marzo Obrador amuralló Palacio por el terror que le tiene a las mujeres? ¿Recuerdan la ola feminicida que no le importa al presidente?

5.- Obrador, igual que Vox, repudia la despenalización del aborto.

Apenas el 31 de diciembre del 2020, López dijo que el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo se resolverá mediante una de sus consultas “patito”.

6.- Los ultras de Vox no toleran la crítica y menos libertades como la de expresión. Y López pelea todos los días con sus críticos y sataniza a los medios que cuestionan su mal gobierno.

7.- Para AMLO y para Vox la diversidad sexual es obra del demonio y el ejecutivo mexicano llegó al extremo de bloquear toda iniciativa para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

8.- El divorcio es pecado capital, tanto para Obrador como para Vox. López dijo, en 29 de enero de 2019, que el disparo del número de divorcios “se debe al neoliberalismo”.

Sí, es repudiable el ultra derechismo de Vox; reprochable la alianza de Vox con un sector del PAN, pero es igual de censurable al ultra derechismo de López Obrador y su alianza con el crimen organizado.

¿Así o más claro?

Al tiempo.