-Publicidad-

México. Tabaco, pollo, carne, los narcos mexicanos se quieren quedar con todo y buscan controlar más mercados a parte del de la droga.

Y es que desde hace años los cárteles más grandes diversificaron su negocios y siguiendo su ejemplo se sumaron organizaciones más pequeñas.

Sin embargo al puro estilo del narco estos amenazas a micro empresarios para que vendan solo ‘el producto autorizado’, ese que viene de empresas afines al cártel dominante.

Para ejemplo la Familia Michoacana en el Estado de México que controla de manera artificial la venta de pollo, carne y las tortillas al sur de la entidad.

Te recomendamos: En EdoMéx la Familia Michoacana controla hasta el precio de las tortillas

¿De qué manera lo hace? Los miembros de este grupo amenazan a pequeños negocios para que solo compren a quienes ellos les digan de lo contrario los ‘levatan’ o torturan.

Este agravante a la comida también ha sido adoptado por el llamado Cártel de Los Correa, que opera en Michoacán, desde hace no mucho tiempo.

De acuerdo a un video publicado en redes sociales, uno de sus extorsionadores cuenta que cobraba cinco pesos por cada kilo de pollo que se vendía.

Además Los Correa también implementaron otro ‘impuesto’ en donde cobran mil 500 pesos a las casas del municipio de Hidalgo cada semana.

También los productores de aguacate son blanco de extorsiones y robos por parte del crimen organizado.

El Cártel del Tabaco

Uno de los giros también agravados por el narco es la venta de tabaco en tiendas locales, donde imponen la venta de cigarros ‘económicos’.

De acuerdo al periodista Oscar Balderas, este grupo esta ligado al Cártel Jalisco Nueva Generación y opera con la protección de la Fiscalía General de la República.

Desde el 2017 este grupo amenaza a tenderos para solo meter cigarros de marcas como Económicos y Laredos de lo contrario son agredidos.

Así con intimidación y amenazas el crimen organizado encontró nuevos nichos para conseguir ganancias a costas de la ciudadania.

PE