-Publicidad-

México. La corrupción es la sombra que se cierne detrás del derrumbe del ocurrido del Metro Olivos que dejó un saldo de 24 muertos.

Desde hace más de un año trabajadores del Metro llevaban denunciando la falta de un subdirector general de mantenimiento.

De acuerdo a estas denuncias el director de administración y finanzas, Miguel Ángel Monroy, y la directora del STC, Florencia Serranía Soto, dejaban esta vacante para «que hagan negocios y compren lo que ellos quieran».

Te recomendamos: Estos son los accidentes que marcaron con sangre al Metro de la CDMX

Además señalan a Florencia Serranía Soto de la compra de vías de trenes por 65 millones de euros que terminaron arrumbadas e inservibles.

También de contratar asesorías y productos a precios inflados e incluso que «no les paga a los proveedores argumentando que no hay presupuesto, pero en 2020 tuvo un subejercicio de cinco mil millones de pesos».

Por eso aseguran los trabajadores del Metro que durante su administración han aumentado los accidentes en las instalaciones.

Y no solo es el caso del derrumbe en el la estación Olivos, el choque en Metro Tacubaya o el incendio en las oficinas centrales, sino que todos los días ocurren descarrilamientos, incendios o explosiones.